Análisis

El medio ambiente palestino bajo la colonización israelí

Leer esta página en: English

ambiente palestino
“My Name is Palestine” presenta un olivo, símbolo de la paz, de un poeta / artista semilla eL . Imagen: CC vía Wikimedia Commons .

La ocupación israelí de Palestina ha significado no solo una crisis de derechos humanos sino una “Nakba ambiental”: destrucción de vías fluviales, colapso de la biodiversidad, aumento de la contaminación tóxica y acceso injusto al agua.

Pero los movimientos de base por la justicia ambiental están trabajando para superar las ‘víctimas de la ocupación colonial’ en Palestina al hacer que los pueblos indígenas vuelvan a tener una relación más profunda con la tierra.

Mazin B. Qumsiyeh y Mohammed A. Abusarhan

Antes de la guerra de 1948 e incluso del Congreso Sionista de 1897, Palestina tenía alrededor de mil trescientas aldeas y pueblos, cada uno con una población pequeña y manejable que vivía de manera sostenible con la naturaleza. La tierra era propiedad o trabajada por el pueblo palestino, que era 85 por ciento musulmán, 9,2 por ciento cristiano y 5,3 por ciento judío. 1 Esta estructura cambió radicalmente cuando la mayoría de judíos europeos se movilizaron para una migración masiva a Palestina y comenzaron a asumir el control colonial sobre la tierra.

En su larga historia registrada, Palestina ha experimentado cambios ambientales y demográficos significativos, pero en realidad solo en el siglo pasado estos cambios adquirieron una dimensión colonial. El más conocido de estos cambios es el desalojo forzoso de la población indígena, que alcanzó su punto máximo entre 1948 y 1950. Durante esos años, quinientas aldeas y pueblos fueron destruidos por las milicias sionistas, lo que resultó en la mayor ola de refugiados después de la Segunda Guerra Mundial.2 Pero se habla poco de las dimensiones ambientales de la catástrofe, o Nakba.3 En 1967, Israel ocupó el 22 por ciento restante de la Palestina histórica, a saber, Gaza y Cisjordania, y construyó asentamientos en todos estos territorios ocupados en contravención del derecho internacional (el Cuarto Convenio de Ginebra).4 Estas dramáticas transformaciones fueron perjudiciales para la gente y la naturaleza de Palestina. Aquí, nos centramos en el medio ambiente y la sostenibilidad en Palestina, una víctima a menudo pasada por alto de la ocupación colonial.

Impacto colonial en el medio ambiente

Una vez que Israel fue declarado estado judío en mayo de 1948, los árboles nativos (como robles, algarrobos y espinos) y cultivos agrícolas (olivos, higos y almendros) fueron desarraigados sistemáticamente y reemplazados por pinos europeos. Estos pinos plantados redujeron la biodiversidad y dañaron el medio ambiente local. 5 Los pinos arrojan hojas ácidas que impiden el crecimiento de las plantas de la maleza. Estos árboles también son muy susceptibles al fuego debido a sus resinas. De hecho, los incendios son ahora una ocurrencia común en las áreas en las que fueron plantados. Los árboles, sin embargo, no fueron los únicos objetivos de las prácticas coloniales de Israel. Los recursos naturales, principalmente los acuíferos de agua, también han sido confiscados a los palestinos. Esto sucedió a menudo mediante la construcción deliberada de colonias israelíes en la cima de las colinas para garantizar el acceso efectivo a estos recursos y mantener la vigilancia sobre los palestinos. 6 La sostenibilidad ambiental nunca fue una prioridad para Israel, cuyas prácticas afectaron negativamente el paisaje, lo que resultó en la destrucción de diversos hábitats y la escorrentía de agua. 7

La ocupación de Cisjordania y Gaza en 1967 abrió oportunidades para las industrias israelíes. Muchas de las empresas más contaminantes se trasladaron a Cisjordania y recibieron incentivos fiscales para hacerlo. 8 Allí las empresas solo se enfrentaron a la oposición de los palestinos que no tenían forma de detenerlas. Por ejemplo, el fabricante de pesticidas y fertilizantes Geshuri, que enfrentó importantes reveses judiciales en su planta original en Kfar Saba, fue trasladado a un área adyacente a Tulkarm dentro de Cisjordania en 1987. La importante contaminación provocada por Geshuri y otras empresas de esta zona ha dañado los cítricos y los viñedos.9

Además, la investigación sobre la genotoxicidad en los territorios ocupados muestra el impacto significativo del asentamiento industrial de Barkan en los palestinos de la aldea de Burqeen. 10 A medida que se dañan el ADN y los cromosomas, aumentan los casos de aborto espontáneo, cáncer y defectos de nacimiento congénitos. La contaminación del aire y el agua también ha causado enfermedades que van desde enfermedades respiratorias hasta fallas gastrointestinales. Otros problemas relacionados con la salud han resultado de la práctica israelí de enviar basura, incluidos desechos electrónicos, a través de la Línea Verde. 11 Estos escombros a menudo son reciclados por palestinos indigentes de formas dañinas para el medio ambiente, como el uso del fuego para eliminar el plástico de los metales útiles. Esta práctica libera sustancias que causan enfermedades graves, como cáncer y enfermedades pulmonares.

Israel también ha construido una extensa red de carreteras y otra infraestructura al servicio de los colonos. Los árboles y cualquier edificio dentro de los setenta y cinco metros de estas carreteras son arrasados y declarados zonas militares cerradas a los palestinos. La superficie total utilizada en la Ribera Occidental para las carreteras de los colonos era de 51,2 km2 en 2000 y se ha duplicado desde entonces. Sumado a los 150,5 km2 de asentamientos-colonias construidos, se trata de un área enorme que los palestinos utilizaban anteriormente para la agricultura, los pastos o el ocio.12 La disparidad entre colonos y nativos en el control de la tierra y el nivel de vida se ve agravada por la disparidad en el acceso a otros recursos naturales, especialmente el agua.13 Los funcionarios israelíes han ignorado deliberadamente los hechos y han presentado selectivamente datos falsificados o inexactos para servir a sus intereses políticos en el río Jordán, al tiempo que han tenido un impacto catastrófico en el acceso de los palestinos al agua. Por ejemplo, el 91 por ciento del agua total de Cisjordania es expropiada para uso de los colonos israelíes.14

La ocupación israelí ha provocado una pérdida considerable de diversidad biológica en los territorios palestinos. Esto comenzó hace muchos años cuando Israel desvió las aguas del Valle del Jordán y cuando los árboles que rodeaban las aldeas palestinas destruidas fueron reemplazados por cultivos de monocultivo. Más recientemente, el muro del apartheid en Cisjordania obstruye las actividades humanas y el movimiento de los animales, provocando una pérdida de biodiversidad tanto humana como animal.15 Los seres humanos y la naturaleza se han entrelazado en Palestina durante miles de años, y la pérdida continua de biodiversidad daña irreversiblemente el patrimonio cultural y natural de Palestina, amenaza a las especies en peligro de extinción y daña la agricultura y la sostenibilidad ambiental.16

donar
Haga clic para encontrar formas de apoyar la misión de Deceleration.

Hay muchas otras prácticas a través de las cuales la ocupación ha socavado el desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente. Estos incluyen la negativa a emitir permisos de construcción en la mayor parte de Cisjordania y la destrucción de cualquier estructura “no autorizada”, incluso cisternas y paneles solares. 17 Otro ejemplo es la política de Israel de absorber el sector turístico palestino, incluido el ecoturismo. 18

Una de las principales amenazas para el paisaje palestino es la confiscación de tierras para asentamientos, a veces con falsas excusas temporales para evitar daños a la naturaleza.19 Por ejemplo, la aldea palestina de Ras Imweis y seis áreas adyacentes fueron confiscadas inicialmente con esa excusa y luego convertidas en el asentamiento de Nahal Shilo. En muchos otros casos, las autoridades de ocupación israelíes impidieron el desarrollo sostenible palestino al reclamar ciertas extensiones de tierra como “áreas verdes” y luego convertirlas en asentamientos judíos en un lapso de dos a tres años. Esa explotación también fue evidente en el distrito de Belén, donde la montaña Abu Ghuneim, uno de los bosques más grandes del distrito de Belén, se convirtió en el asentamiento de Har Homa en 1997. Así es como Israel está “lavando de verde” la ocupación.20

Fracaso internacional

Los asentamientos coloniales de Israel han tenido un impacto devastador en el medio ambiente palestino y en las vidas de los palestinos indígenas. Esto plantea importantes interrogantes sobre la posibilidad de un desarrollo sostenible bajo ocupación. 21 De hecho, existen amplios fundamentos, respaldados por una sólida investigación científica y jurídica, para llevar las denuncias de injusticia ambiental a foros locales, nacionales e internacionales.

El artículo 49 del Cuarto Convenio de Ginebra (que Israel ratificó) establece que “la Potencia ocupante no deportará ni trasladará partes de su propia población civil al territorio que ocupa”, y agregó que se debe permitir que la vida en las zonas ocupadas por militares se desarrolle con normalidad. como sea posible. La Resolución 465 de 1980 del Consejo de Seguridad de la ONU dice en parte que “todas las medidas tomadas por Israel para cambiar el carácter físico, la composición demográfica, la estructura institucional o el estado de los territorios palestinos y otros territorios árabes ocupados desde 1967, incluida Jerusalén, o cualquier parte de los mismos, no tienen validez legal y que la política y las prácticas de Israel de asentar partes de su población y nuevos inmigrantes en esos territorios constituyen una flagrante violación de la Cuarta Convención de Ginebra ”.

Israel ha ignorado en gran medida el derecho internacional. Esta impunidad está habilitada por la comunidad internacional. Por ejemplo, un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente de 2003 identificó los efectos clave de la ocupación en el medio ambiente y formuló más de cien recomendaciones, pero no las priorizó ni estableció fechas objetivo. Este fracaso del sistema legal internacional para responsabilizar a Israel no solo está relacionado con los problemas ambientales, sino que se extiende a muchas otras áreas, incluido el abuso de prisioneros por parte de Israel y la destrucción de la vida civil.22 El agresivo lobby político de Israel también ha influido en muchos gobiernos y da forma a las decisiones en la ONU, donde Estados Unidos tiene poder de veto. [Mazin B. Qumsiyeh, Compartiendo la tierra de Canaán: los derechos humanos y la lucha israelí-palestina (Londres: Pluto Press, 2004). El fracaso internacional de responsabilizar a Israel ha dejado el problema —como en Sudáfrica bajo el apartheid— en manos de los organizadores y activistas sobre el terreno.23

Organización de base para la justicia ambiental

En situaciones en las que el derecho internacional fracasa, la sociedad civil suele intervenir, como hemos visto en los movimientos de boicot, desinversión y sanciones (BDS) en Sudáfrica y Palestina contra los respectivos regímenes de apartheid. El movimiento BDS y otras formas de resistencia civil o popular marcan la diferencia.24 El hecho de que todavía no hayamos llegado a la era posterior al apartheid como Sudáfrica se debe al hecho de que la ocupación colonial de los colonos de Palestina se ha visto fortalecida por la complicidad internacional y por acuerdos, como la Declaración Balfour y las resoluciones de la Sociedad de Naciones y la ONU, que excluye a los palestinos.

La comunidad internacional ha derogado durante mucho tiempo sus responsabilidades y, por lo tanto, ha dado luz verde a Israel para participar en violaciones significativas de los derechos humanos (incluidos los derechos ambientales). La sociedad civil debe aumentar la presión sobre los líderes internacionales para que asuman su responsabilidad de devolver la dignidad y la soberanía al pueblo palestino. Los organismos internacionales deben hacer cumplir la ley e implementar sanciones contra Israel para rectificar las injusticias ambientales desenfrenadas que dañan de manera desproporcionada a la población indígena palestina. Los palestinos no pueden recurrir a las leyes nacionales, ya que las leyes disponibles son las de un estado colonial de asentamiento del apartheid.25 Existe un interés académico y activista reciente en utilizar el derecho internacional para respaldar las demandas de justicia ambiental, especialmente en los países en desarrollo, pero como señaló Noura Erekat, esto se ve socavado por el desequilibrio de poder e influencia del movimiento sionista en todo el mundo.26 Aunque estamos presenciando el crecimiento del movimiento BDS, necesitamos mucha más presión y movilización para hacer cumplir el reconocimiento de los derechos palestinos.27

Sin embargo, un movimiento significativo por la justicia ambiental y la sostenibilidad está creciendo incluso en las muy difíciles condiciones de ocupación y colonización. La gente está trabajando a nivel de base para construir instituciones populares que mejoren y promuevan comunidades naturales y humanas sostenibles en el contexto de una lucha anticolonial más amplia.28 Educar a las nuevas generaciones de palestinos en su cultura e historia también puede ayudar a abordar algunos de los desafíos que enfrentan los palestinos.29 Debido a que los colonizadores trabajan para separar a los colonizados de su tierra y destruir su cultura e historia, fortalecer la conexión entre los pueblos indígenas y su tierra ayudará a las nuevas generaciones a comprender el valor de la naturaleza más allá del marco de explotación impuesto por el colonialismo.30 Las luchas ambientales son una parte integral de la lucha por la libertad y la justicia en Palestina como en otros lugares.

-30-

El ensayo fue publicado por primera vez por Science for the People, Volumen 23, Núm. 1, ‘Science Under Occupation’. Se vuelve a publicar aquí con permiso.

Mazin B. Qumsiyeh es profesor e investigador en las universidades de Bethlehem y Birzeit. Anteriormente se desempeñó en las facultades de la Universidad de Tennessee, la Universidad de Duke y la Universidad de Yale. Él y su esposa regresaron a Palestina en 2008 para iniciar una serie de instituciones y proyectos, incluido el Instituto Palestino para la Biodiversidad y la Sostenibilidad (PIBS) en la Universidad de Bethlehem. Él, su esposa, los voluntarios y el personal de PIBS tienen “una participación alegre en los dolores de este mundo” y marcan la diferencia para la sostenibilidad de la naturaleza y las comunidades humanas.

Mohammed A. Abusarhan es un estudiante de maestría en biotecnología en la Universidad de Bethlehem y la Universidad Politécnica de Palestina. Obtuvo una licenciatura en Biología de la Universidad de Bethlehem. Desde 2017, ha trabajado en el Museo Palestino de Historia Natural como biólogo del museo realizando recolección, taxidermia e identificación de animales. Sus intereses de investigación se centran en la conservación, la digitalización de museos, las bases de datos de biodiversidad y la ecolocalización de murciélagos. Ha publicado varios artículos de investigación y pasó el verano de 2019 en Alemania en un prestigioso laboratorio como investigador de intercambio.


Declaración del artista de eL seed sobre “My Name Is Palestine”


Referencias

  1. “Demografía de Palestina histórica antes de 1948”, Canadian for Justice and Peace in the Middle East CJPME, julio de 2004, https://www.cjpme.org/fs_007 .
  2. Ilan Pappe, La limpieza étnica de Palestina (Oxford: Publicación Oneworld, 2006).
  3. Mazin B. Qumsiyeh, “La Nakba ambiental venidera” en la Tercera Conferencia Palestina de Concienciación y Educación Ambiental. CEE (Belén, 2013), 57–59.
  4. Nur Masalha, Expulsión de los palestinos: el concepto de “transferencia” en el pensamiento político sionista, 1882-1948 (Instituto de Estudios de Palestina, 1992). Véase también Mazin B. Qumsiyeh, Compartiendo la tierra de Canaán: los derechos humanos y la lucha israelí-palestina (Londres: Pluto Press, 2004).
  5. Pappe, La limpieza étnica de Palestina.
  6. Meron Benvenisti, Paisaje sagrado: la historia enterrada de Tierra Santa desde 1948 (Berkeley: University of California Press, 2002). Véase también Eyal Weizman, Tierra hueca: la arquitectura de ocupación de Israel (Brooklyn: Verso Books, 2012).
  7. ARIJ, Status of Environment in OPT (Instituto de Investigación Aplicada – Jerusalén, 2015).
  8. Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, “Los costos económicos de la ocupación israelí del pueblo palestino: el potencial de petróleo y gas no realizado”, Naciones Unidas , Informe 2019.
  9. ARIJ, Estado del medio ambiente en OPT.
  10. Khloud M. Hammad y Mazin B. Qumsiyeh, “Efectos genotóxicos de los contaminantes industriales israelíes en los residentes de Bruqeen Village (distrito de Salfit, Palestina)”, Revista internacional de estudios ambientales 70, no. 4 (2013): 655–62.
  11. Nadia Khlaif y Mazin B. Qumsiyeh, “Genotoxicity of Recycling Electronic Waste in Idhna, Hebron District, Palestine”, Revista internacional de estudios ambientales 74, no. 1 (2017): 66–74.
  12. ARIJ, Estado del medio ambiente en OPT.
  13. Neve Gordon, “De la colonización a la separación: exploración de la estructura de la ocupación de Israel”, Tercer Mundo Trimestral 29, no. 1 (2008): 25–44. Véase también Weizman, Tierra hueca: la arquitectura de ocupación de Israel .
  14. Clemens Messerschmid y Jan Selby, “Misrepresenting the Jordan River Basin”, Alternativas de agua 8, no. 2 (2015): 258–79.
  15. Qumsiyeh, Mazin B. Datos no publicados.
  16. Alon Tal, Contaminación en una tierra prometida: una historia ambiental de Israel (Berkeley, Calif: Univ. de California Press, 2002); Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza – Oficina Regional para Asia Occidental (UICN – ROWA), Estado de Palestina, quinto informe nacional de la Convención sobre la Diversidad Biológica. Ammán, Jordania 2015; Abdallah T, Swaileh K. “Efectos del muro de segregación israelí sobre la biodiversidad y el desarrollo ambiental sostenible en Cisjordania, Palestina”, International Journal of Environmental Studies 68: 543-555 (2011).
  17. MOPAD, “Plan Nacional de Desarrollo del Estado de Palestina 2014-2016 ‘” (Ministerio de Planificación y Desarrollo Administrativo, 2014).
  18. Talia Shay, “La etnocracia del espacio urbano palestino y el enfoque indígena: praxis y teoría”, Arqueologias 12 (2016): 73–90. Véase también Rami Isaac, C. Michael Hall y Freya Higgins-Desbiolles, eds., La política y el poder del turismo en Palestina (Londres: Routledge, 2015).
  19. Dror Etkes y Hagit Ofran, “Construction of Settlements and Outposts on Nature Reserves in West Bank”, Peace Now, 13 de febrero de 2007, https://peacenow.org.il/en/nature-reserve .
  20. Sara Hughes, “‘Greenwashing’ the Occupation: The Role of Environmental Governance and the Discourse of Sustainability in Sustaining the Israel Occupation of Palestine”, en la Reunión Anual de la Asociación Estadounidense de Geógrafos, 2018.
  21. Jad Isaac, Khaldoun Rishmawi y Abeer Safar, “El impacto de las acciones unilaterales de Israel en el medio ambiente palestino”, (Instituto de Investigación Aplicada de Jerusalén, 2004).
  22. Susan M Akram y col., Eds., El derecho internacional y el conflicto palestino-israelí: un enfoque basado en los derechos para la paz en Oriente Medio (Londres: Routledge, 2010). Véase también Noura Erakat, Justicia para algunos: el derecho y la cuestión de Palestina (Stanford, California: Stanford University Press, 2019).
  23. Mazin B. Qumsiyeh, Resistencia popular en Palestina: una historia de esperanza y empoderamiento (Londres: Pluto Press, 2012).
  24. Qumsiyeh, Resistencia popular en Palestina .
  25. “Injusticia ambiental en el territorio palestino ocupado: problemas y perspectivas”, Al-Haq, 4 de agosto de 2015.
  26. Ruchi Anand, Justicia ambiental internacional: una dimensión norte-sur (Londres: Routledge, 2017); Erakat, Justicia para algunos .
  27. Mazin B. Qumsiyeh, “Una evaluación crítica e histórica del boicot, la desinversión y las sanciones (BDS) en Palestina”, en La transformación del conflicto y los palestinos (Routledge, 2016), 114–29.
  28. Mazin B. Qumsiyeh, “Museos de la naturaleza y jardines botánicos para la conservación del medio ambiente en los países en desarrollo” Biociencia 67, no. 7 (2017): 589–90. Véase también Mazin B. Qumsiyeh et al., “Papel de los museos y jardines botánicos en los servicios de los ecosistemas en los países en desarrollo: estudio de caso y perspectivas”, Revista internacional de estudios ambientales 74, no. 2 (2017): 340–50, https://doi.org/10.1080/00207233.2017.1284383 .
  29. Mazin. B. Qumsiyeh, “Ethnoecology of Palestine: Preserving Culture Heritage of Palestine’s Natural History”, presentado en las Actas del 4to Seminario Internacional de Hiperpatrimonio (Conferencia Internacional): Smart Heritage, 2018.
  30. Michael R Dove, “Los pueblos indígenas y la política ambiental”, La revisión anual de antropología , 35 (2006): 191–208.

¿Te gusta lo que estás viendo? Conviértete en patrocinador de tan solo $ 1 por mes . Matricularse en nuestro boletín (¡para nada!). Suscríbase a nuestro podcast en iTunes o Sticher . Comparte esta historia con otros. Así es como crecen los movimientos.

Posted By